Han pasado casi 30 años sin saber nada de ella y, a pesar de haber sido una especie intensivamente buscada en los últimos años, no se había vuelto a ver con vida desde el año 1991. Por lo que ya se creía extinta.

Sin embargo esta semana ha vuelto a aparecer y la ha encontrado la única persona que podía resucitarla, Francisco Rodríguez Luque (Faluke), uno de los mejores naturalistas que ha dado Almería y  conocido por sus gran capacidad de observación y otros descubrimientos realizados.

Hablamos de Lertha sofiae, un curioso insecto perteneciente a la familia Nemopteridae, exclusivo de la provincia de Almería.

Lertha sofiae Almeria

Lertha sofiae, fotografiada con vida este mes de julio en Adra (Almería). Foto: © Faluke.

Este insecto fue descrito en 1988 por Victor Monserrat, un investigador de la Universidad Complutense de Madrid, a partir de ejemplares procedentes de una rambla de Balanegra y le dedico el descubrimiento S.M. la Reina Sofia, de ahí su nombre. Tras su descubrimiento, el mismo autor vino varias veces más a Almería en busca de ella para estudiar su biología y ver si la encontraba en más lugares. Pero nunca la vio mas allá de este municipio almeriense, siendo por tanto, una de las especies que presenta una de las distribuciones más restringida dentro del reino animal.

Lertha sofiae detalle Almeria

Detalle de Lertha sofiae. Foto: © Faluke.

Se trata de un insecto llamativo y bastante grande, unos 5 cm, y su pausado vuelo y aspecto transparente le da aspecto de hada, o duende, al verlos volar. Si bien esto es difícil, pues es nocturna y apenas vuela unos minutos al día dejandose llevar por la brisa.

Aunque tiene aspecto de libélula, no tiene nada que ver con ellas y se diferencia bien de estas por la presencia de antenas grandes, mientras que en las libelulas son casi imperceptibles. Lertha sofiae es en verdad un pariente de la «hormiga león» llamada así por sus hábitos depredadores, ya que aunque los adultos se alimentan de polen de diversas plantas, sus larvas viven en el interior de hormigueros alimentándose de larvas de hormiga.

Lertha sofiae vive en terrenos abiertos y secos, lomas y barrancos sin vegetación pero con abundante y dispersa vegetación baja. Parece no aceptar la proximidad humana ni sus actividades, ni tampoco ha sido hallada nunca en barbechos o zonas previamente cultivadas, por lo que parece limitada a zonas pedregosas naturales.

La zona en la que se descubrió y sus alrededores ha sufrido una fuerte transformación debido al avance de los invernaderos, y era por ello, por lo que se daba por extinta. Sin embargo su redescubrimiento, ahora dentro del T. M. de Adra, nos da esperanzas de que aparezcan en los pocos sitios que aún quedan sin transforman dentro del poniente almeriense.

esta especie. Ya sabes, si la ves, ¡avisa!.

se busca